Día: 19 Mayo, 2017

Cannes 2017: Agnes Varda

Es difícil expresar en una frase la emoción que iluminaba el rostro de Agnès Varda, después de la proyección de su última película Visages- Villages (Rostros- Pueblos). Ha sido la ovación más larga que he presenciado nunca. También me resulta muy difícil enunciar lo que ha significado para mí estar presente en el Gran Teatro Lumière esta tarde, viernes 19 de mayo de 2017. Y escribo la fecha en este instante, sin la esperanza de que el tiempo se detenga.

Realizada junto con el fotógrafo conocido por las siglas Jr., el film relata la historia de la amistad cómplice y divertida que surge entre ambos codirectores en el transcurso de un viaje.

El deseo de un trabajo conjunto les lleva a reivindicar los rostros de los verdaderos protagonistas de la historia de algunos rincones de Francia. Fotografías de gran formato, reveladas en su pequeño camión, inundan edificios, granjas, contenedores; partiendo de antiguos retratos, o tomando nuevas instantáneas, Varda y Jr otorgan una presencia inusual a mujeres, mineros, ganaderos.

Ese viaje lentamente adquiere otro cariz; de algún modo, el argumento se transmuta en un viaje a la memoria de Agnès. Primero, son l

as propias imágenes que la cine-fotógrafa realizó en su día las que toman el paisaje. Maravillosa es la transición narrativa desde la granja hasta el borde del mar a través del Ulyses, cortometraje documental que la gran cineasta realizó en el año 82.

Ya en el mar, en los restos de un fortín hundido, la imagen de su querido amigo el fotógrafo Guy Bourdin será borrada por las aguas, el viento, la arena, en un instante. Más tarde visitarán juntos el pequeño cementerio de Montjustin donde descansan Henri Cartier Bresson y su esposa, la fotógrafa belga Martine Franck.

En este relato de amistad transitan continuamente las imágenes de Los novios del puente Mac Donald (Les fiancés du pont Macdonald) en el que Varda filmó a Jean-Luc Godard, -sin gafas-, junto a Ana Karina.
Las eternas gafas de sol de Jr conducirán a sus protagonistas hasta la casa de Godard en Rolle, donde se convocan todos los fantasmas del pasado, un momento de una belleza extraordinaria. Belleza que perdura
hasta el mismo cierre del film, donde al fin las imágenes que claman al mundo, las que recubren los depósitos de un vagón de mercancías, son los pequeños pies y los ojos de la cineasta, -que llegarán hasta donde ella no pueda hacerlo-.

Gracias, Agnès.

Esmeralda Barriendos

Cannes, día 3: Bong y Mundruczó

El Festival de Cine de Cannes estrena una de las primeras películas producidas por Netflix que ha generado la polémica este año en Francia. El pase de prensa de Okja, de Bong Joon Ho, que convocó a gran número de periodistas acreitados, lo que obligó a habilitar una segunda sala de proyección, arrancó con una pitada cuando sobre la pantalla apareció el nombre de Netflix. La del surcoreano es una de las dos producciones televisivas de Netflix que compiten en Cannes, lo que generó unas polémicas declaraciones del presidente del jurado, Pedro Almodóvar, que defendió las proyecciones en salas de cine. Pero para el cineasta asiático solo el hecho de que el español vea la película ya es suficiente.”Solo puedo decir que estoy muy contento de que (Almodóvar) vea la película esta noche (…) Pase lo que pase, el hecho de que la vea y hable de ella, ya me hace sentir muy honrado“, afirma el realizador en una rueda de prensa. Once años después de The Host, el director surcoreano Bong Joon Ho regresa al cine fantástico con una fábulo satírica que profundiza en la parte animal que habita en cada ser humano y narra el amor incondicional de una niña por una inofensiva criatura de las montañas, comprada por una multinacional. La segunda película del día a competición es Jupiter’s Moon, de Kornél Mundruczó -premiado en 2014 con White God en “Una cierta mirada”-, un largometraje con una estructura híbrida, con trazos fantásticos, que aborda la candente actualidad de los refugiados. “Se necesita tiempo para entender lo que hemos visto, decidir si lo creemos o no“, reconoce Mundruczó, que explica que su intención es dirigirse “directamente al alma del espectador“. Fuera de competición se proyecta Visages, villages, un paseo de Agnès Varda JR por las carreteras francesas, visitando los pueblos franceses y hablando con sus habitantes.

Estrenos del 19 de mayo de 2017

Boris sin Béatrice (Boris sans Béatrice, 2016), de Denis Côté
Boris Malinovsky es un triunfador: fuerte, independiente, orgulloso y seductor. Ostenta la arrogancia propia del éxito. Su esposa, Béatrice, ministra en el gobierno canadiense, padece una depresión misteriosa. Para evadirse de la enfermedad de su mujer, Boris mantiene una relación con su colega Helga y también intima con Klara, la joven cuidadora de Béatrice. Pero la aparición repentina de un extraño obligará a Boris a confrontar su visión del mundo y a cuestionarse sus logros y sus certezas. Pieza radicalmente libre sobre el viaje interior de un hombre frente a la depresión de su mujer dirigida por Denis Côté (Curling, Bestiaire, Vic and Flo Saw a Bear, Que ta joie demeure) y protagonizada por James Hyndman (Trauma), Simone-Élise Girard (Unité 9), Denis Lavant (Holy Motors) e Isolda Dychauk (Fausto). Se presentó en la sección oficial del 66 Festival de Cine de Berlín.

Dancer (Dancer, 2016), de Steven Cantor
Con asombrosa fuerza y aplomo, Sergei Polunin irrumpió en el mundo de la danza convirtiéndose en el más joven primer bailarín de la historia del Royal Ballet. Con 22 años, y en lo más alto de su carrera, abandonó, al borde de la destrucción personal a causa de la fama. Su talento, más que un regalo, fue una auténtica carga para él. La película es una mirada sin precedentes a la vida del joven que consiguió que el ballet se convirtiera en viral, transformando la imagen que tenemos de la danza clásica. Steven Cantor (No One Dies in Lily Dale) dirige este documental sobre el bailarín ucraniano Sergei Polunin que ha acabado con todos los estereotipos de la danza. La película muestra con imágenes de archivo, material privado rodado por sus padres y entrevistas con familiares, amigos y otros bailarines, una mirada cercana a la vida de Sergei y al mundo de la danza en el que se mueve.

Déjame salir (Get out, 2017), de Jordan Peele
Un joven afroamericano es invitado a la mansión familiar de su novia blanca y descubre que la invitación se debe a un motivo muy siniestro. Para Chris (Daniel Kaluuya) y su novia Rose (Allison Williams) ha llegado el momento de conocer a los futuros suegros, y ella le invita a pasar un fin de semana en el campo con sus padres, Missy (Catherine Keener) y Dean (Bradley Whitford). Al principio, Chris piensa que el comportamiento “demasiado” complaciente de los padres se debe a su nerviosismo por la relación interracial de su hija, pero a medida que pasan las horas, una serie de descubrimientos cada vez más inquietantes le llevan a descubrir una verdad inimaginable. Thriller escrito y dirigido por el debutante Jordan Peele (la serie Key and Peele), también actor que ha protagonizado filmes como Keanu (2016) o Ahora los padres son ellos (2010) y series como Key and Peele, Wet Hot American Summer: First Day of Camp o Fargo (2014).

El caso Sloane (Miss Sloane, 2016), de John Madden
En las altas esferas del mundo político y empresarial, Elizabeth Sloane (Jessica Chastain) tiene una reputación formidable. Conocida por su astucia y sus éxitos sin parangón, siempre ha hecho lo que fuera necesario para ganar. Pero cuando se enfrenta al oponente más poderoso de su carrera, se da cuenta de que la victoria puede tener un precio demasiado alto. John Madden (Shakespeare in love (Shakespeare enamorado), El exótico hotel Marigold) dirige este thriller sobre el control de armas, a partir de un guion de Jonathan Perera, que está protagonizado por Jessica Chastain (La noche más oscura (Zero Dark Thirty), Interstellar). También intervienen Mark Strong (Kingsman: Servicio secreto), Gugu Mbatha-Raw (La verdad duele), o Alison Pill (¡Ave, César!).

Goodbye Berlín (Tschick, 2016), de Fatih Akin
Mientras su madre está en una clínica de rehabilitación y su padre en un “viaje de negocios”, Maik, de 14 años, pasa las vacaciones estivales aburriéndose en casa de sus progenitores. Entonces aparece Tschick, un adolescente rebelde, inmigrante ruso y marginado. Decide robar un coche para alejarse de Berlín, y Maik se va con él. Aquí empieza una loca aventura y un verano que jamás olvidarán. Se trata de una adaptación de la novela homónima del autor bávaro Wolfgang Herrndorfs, que vendió más de dos millones de copias y llegó a ser publicada en más de 30 países. Dirige Fatih Akin (El padre, Soul Kitchen, Al otro lado, Cruzando el puente: los sonidos de Estambul, Contra la pared) y está protagonizada por el debutante Anand Batbileg, Tristan Göbel (Al otro lado del muro), Nicole Mercedes Müller (Reported Missing), Sammy Scheuritzel (Vicky el Vikingo) y Max Kluge (Stromberg – Der Film).

No sé decir adiós (No sé decir adiós, 2017), de Lino Escalera
Carla recibe una llamada de su hermana: su padre, con el que hace tiempoque no se habla, está enfermo. Ese mismo día, Carla coge un vuelo a Almería, a la casa de su infancia. Allí, los médicos le dan a su padre pocos meses de vida. Ella se niega a aceptarlo y contra la opinión de todos, decide llevárselo a Barcelona para tratarle. Ambos emprenden un viaje para escapar de una realidad que ninguno se atreve a afrontar. Y será en esa huida donde se terminarán encontrando, donde finalmente se podrán decir adiós. Es el primer largometraje como director de Lino Escalera y está interpretada por Nathalie Poza (Julieta, Truman), Lola Dueñas (Incidencias, Los amantes pasajeros) y Juan Diego (Incerta glòria, Anochece en la India). Se presentó en el Festival de Cine de Málaga de 2017 donde obtuvo cinco galardones, el Premio Biznaga de Plata a Mejor Actriz para Nathalie Poza, el de Mejor Actor de Reparto para Juan Diego, el de Mejor Guión, además del Premio Especial del Jurado y el del Jurado de la Crítica.

Personal Shopper (Personal shopper, 2016), de Olivier Assayas
Maureen, una joven estadounidense en París, trabaja como “personal shopper” para una celebridad. Aunque no le gusta su trabajo, es lo único que tiene para sobrevivir mientras espera una manifestación del espíritu de Lewis, su hermano gemelo desaparecido hace poco. Maureen comienza entonces a recibir extraños mensajes anónimos. Olivier Assayas (Carlos, Las horas del verano, Después de mayo) vuelve a trabajar con Kristen Stewart tras Viaje a Sils María. La película, un atípico cuento de fantasmas y descubrimiento personal, ganó el premio a la mejor dirección en el Festival de Cine de Cannes. En el reparto también figuran Lars Eidinger (¿Qué nos queda?), Anders Danielsen Lie (La odisea de Alice), Pamela Betsy Cooper (Phantom), David Bowles (El niño 44) y el popular cantante francés Benjamin Biolay.