Berlinale – día 8

La película húngara, Csak a Szél (Sólo el viento), dirigida por Bence Fliegauf, ofrece un retrato sin concesiones – filmada con una cámara al hombro y casi siempre en primeros planos – del racismo contra los gitanos, inspirándose en unos hechos reales acontecidos entre 2008 y 2009. “En los dos últimos años hubo una serie de atentados contra los gitanos que dejaron al menos seis muertos y muchos heridos. Yo no quería basarme en el trabajo de la policía, en los archivos, sino hacer una ficción“, declara Fliegauf, ganador en 2007 en el Festival de Locarno del Leopardo de Oro al mejor director contemporáneo por su filme Milky way.

También a concurso se presenta la alemana Gnade (Gracias), de Matthias Glasner, sobre una familia alemana que se traslada al círculo polar; y la jornada a competición se completa con la danesa En kongelig Affaere, de Nikolaj Arcel, ambientada en 1768, en la corte de Christian VII, con un débil mental al que el interés real obliga a casarse con la reina Carolina Matilde. Fuera de concurso Javier Bardem acude a la Berlinales como productor y conductor, de Hijos de las nubes. La última colonia, un filme de Álvaro Longoria que recorre el conflicto del Sáhara Occidental.(16/02/12)