Cannes, día 6: David Cronenberg y Bennett Miller

david cronenbergDespués de Cosmopolis, presentada en Cannes en 2012, David Cronenberg regresa a la Competición con Maps to the Stars, un retrato desgarrador de los mecanismos de Hollywood. En esta oportunidad, el director canadiense ha reunido a un casting conformado por John Cusack, Julianne Moore, Mia Wasikowska y Robert Pattinson, con quien trabaja por segunda vez. Para adaptar el drama familiar hollywoodense del guión original de Bruce Wagner, entre sátira y realismo, Cronenberg lleva su cámara por primera vez a Estados Unidos. Allí filma un ballet extraño, psicótico, vengativo de personajes que tienen la única aspiración desmesurada de brillar. El resultado es un cuento gótico que linda con la tragicomedia, que a los fantasmas y constituye una promesa de pulsiones y hemoglobina. El director declara sobre su película que “no es un ataque hacia Hollywood. Hay que ir más lejos para eso, la acción podría desarrollarse en Wall Street, o en cualquier otro lugar, en Washington. También versa sobre aquellos y aquellas que luchan por alcanzar el éxito y ganar dinero“. A la película de Cronenberg hay que añadir la de Bennett Miller quien examina el trágico vínculo entre John E. du Pont, un millonario paranoico al que juzgan culpable de asesinato, y dos campeones de lucha en Foxcatcher, su último trabajo tras Moneyball: Rompiendo las reglas. En la obra de Bennett Miller, predominan los hechos de la vida real, acontecimientos de la existencia de sus personajes, con lo cual minimiza el enfoque cronológico y novelesco de la película biográfica. El director se adentra nuevamente en el universo del deporte a través de un acontecimiento de 1996: el asesinato de uno de los hermanos, el campeón olímpico de lucha Dave Schultz (Mark Ruffalo), a manos del ciclotímico millonario, interpretado por Steve Carell. El guión de la película se basa en la autobiografía de Mark Schultz (Channing Tatum), el hermano del campeón asesinado, quien también fue campeón olímpico en su disciplina en 1984 y con quien se entrevistó Bennett Miller.