Cannes, día 6: Jarmusch y Nichols

cannes 06Jim Jarmusch despierta los ánimos de la sección oficial con Paterson, cuya poesía cobran vida en New Jersey en los años 2000. A veces extravagantes y siempre singulares, sus personajes prefieren los suburbios perdidos en los lugares más recónditos de Estados Unidos, y Paterson (Adam Driver) no es una excepción a esta regla. Su nombre es Paterson y vive en Paterson, una pequeña ciudad de New Jersey. La cámara de Jarmusch muestra siete días en la vida de este conductor de autobús poeta y observador, casado con Laura (la actriz franco iraní Golshifteh Farahani), una mujer emprendedora. Otro cineasta norteamericano, Jeff Nichols, completa las proyecciones a concurso de esta americanizada jornada del Festival de Cine de Cannes. En Loving, Nichols, tras aventurarse en el universo de la ciencia ficción confirma su voluntad de explorar otros géneros cinematográficos. Inspirado en una historia real, este drama narra la historia de la lucha jurídica de una pareja interracial para que se reconozca su unión en los años 1950 en Estados Unidos. Así mismo, el cineasta Oliver Laxe presenta en la Semana de la Crítica el filme Mimosas, viaje místico por las montañas de Marruecos que aspira a capturar la esencia de la fé religiosa. En la película, una caravana acompaña a un jeque a través de las montañas del Atlas, en su último viaje para morir en el pueblo natal. La muerte de éste por el camino no cambia la determinación de los suyos para completar la aventura, aunque por el ruta aparecen nuevos obstáculos. “Hoy el nivel de escepticismo es tal que hemos acabado con el propio escepticismo y estamos en un proceso de re-sacralización del mundo“, comenta Laxe. “Muchas películas y muchos artistas hoy buscan eso” y añade que el filme “es un espejo, y cada cual se mira en él como le parece“.

69FestivalCannes-02

Paterson, de Jim Jarmusch

por Esmeralda Barriendos. Fotos: Beatriz Moreno

Paterson ha merecido hoy una gran ovación para Jim Jarmusch y los dos intérpretes principales del film, Adam Driver y Golshifteh Farahani, en la sala del Grand Palais Lumière de Cannes.

El protagonista lleva el nombre de la ciudad en la que vive, -Paterson, New Jersey-, y por la que día tras día recorre sus calles, desempeñando el oficio de conductor de un autobús urbano. Este hombre guarda un tesoro en un pequeño cuaderno secreto: es su alma de poeta, que Jarmush revela al espectador en trayectos cotidianos impregnados de escuchas fieles a las conversaciones de los pasajeros. El trasiego de las calles con cierto aire de provincias, las imágenes más bellas del imaginario del Paterson hombre, el agua que cae como “cae el cabello sobre los hombros”, -las cascadas es ellugar que es principio y fin en la propia historia que narra la película- así como el amor que profesa a su pareja, son descritos en suaves encadenados que la escritura literalmente golpea con su lenta cadencia de teclado.

69FestivalCannes-01A veces el verso surge literalmente sobre dicho cuaderno secreto, manuscrito entre trayectos interminables. De todo ese cotidiano emerge la palabra como verdadero don, como forma de vida necesaria lejos de todo reconocimiento. Paterson, gran admirador de William Carlos Williams, vive su vida plena en los sótanos de su casa, sometida a continuos cambios por parte de su pareja con los que Jarmush otorga un punto de humor al film, como siempre ha sabido hacer.

Es en ese sótano el lugar donde debió permanecer el cuaderno, y por ende, la poesía, subterfugio del transcurrir
del tiempo, esa dimensión que va más allá de la propia caja de zapatos donde descubres las tres dimensiones de la existencia.

Porque acaso, como se confiesa en el propio film, ¿hubieras preferido ser un pez?

Una película imprescindible para comprender cómo el arte sustenta las vidas más anodinas que Jarmush puede regalarnos.Loving, de Jeff Nichols

por Esmeralda Barriendos.

Loving de Jeff Nichols, es el biopic que describe la vida del matrimonio del mismo nombre, una pareja interracial que desafía a las leyes de segregación racial que imperan en el estado de Virginia casándose en otro estado, el de Washington y regresando a su hogar inmediatamente después. Por este gesto son condenados al exilio a cambio de una pena de cárcel.

La narración es honesta y discurre con una naturalidad asombrosa, tras el hilo conductor del amor verdadero sin estridencias pero con la constancia y solidez que otorga el paso del tiempo. Un drama íntimo que termina por hacerse público ante el Tribunal Supremo, con la única confesión,- y no pública-, de un hombre parco y trabajador, que dice amar a su mujer por encima de todo.

Pasa el film como pasa la vida, sin hacer ruido, y el caso Loving sienta jurisprudencia en las leyes de los Estados
Unidos mientras Richard y Mildred, -interpretados por Joel Edgerton y Ruth Negga– crían a sus hijos, cultivan la tierra, y construyen contra toda esperezan un futuro juntos lejos de sus seres queridos, en esa gran metáfora que es la construcción de una casa, siempre.

Una gran película para todos los públicos.