Cannes, día 9: Ken Loach y Xavier Dolan

dolanGalardonado con la Palma de Oro por El viento que agita la cebada en 2006, Ken Loach se interesa de nuevo por un personaje poderoso y sin compromiso. Jimmy’s Hall supone la decimocuarta participación de Loach en la Selección oficial, con un largometraje a su imagen y semejanza. Paul Laverty, su guionista predilecto desde el rodaje de La canción de Carla (Carla’s Song) en 1996, deja de nuevo su huella en un proyecto del director británico. Fue él mismo quien le habló a su amigo de la historia de James Gralton, un activista comunista y leyenda local, que provocó la cólera de las autoridades y del clero de la Irlanda conservadora de los años 30 a causa de sus iniciativas comunitarias. Jimmy’s Hall es quizás una de las últimas películas de ficción que veremos de Ken Loach, quien confesó en una entrevista concedida a The Guardian que experimenta una cierta comodidad en el formato documental: “Con las imágenes de archivo, no es necesario reproducir escenas de los años 30, como sucede en el caso de esta película“. El otro protagonista de la jornada es Xavier Dolan, quien a sus 25 años es el más joven de los dieciocho seleccionados en esta edición del Festival de Cannes. Dolan presenta Mommy, un largometraje en el que sigue explorando la relación entre madre e hijo. En esta ocasión, se rodea de los intérpretes que le llevaron al éxito en sus películas anteriores, Anne Dorval y Suzanne Clément, a los que se une Olivier Pilon. Diane recupera la custodia de su hijo, Steve, que ha vagado durante mucho tiempo de un centro especializado a otro. Ella es una eterna adolescente y él, un adolescente que padece hiperactividad y déficit de atención. Los dos deberán aprender a vivir juntos. Su vecina de enfrente, Kyla, tartamuda y misteriosa, les guiará hacia un cierto equilibrio. Rodada en formato 1:1, el director justifica su elección debido a que “elemina las distracciones. La mirada de los personajes captura la mirada del espectador. Obviamente, brinda posibilidades que permiten jugar con el lenguaje. ¡Adiós al lenguaje!“.