Cruzada en Rusia contra “Leviathan”

leviathanPremiada en los Globos de Oro y nominada a un Óscar, Leviathan, de Andréi Zviáguintsev, se ha convertido en un fenómeno cultural en Rusia incluso antes de ser estrenada, por denunciar la corrupción en la Rusia de Vladimir Putin, lo que le ha valido el calificativo de “antipatriótica”. El ministro de Cultura, Vladímir Medinski, ha dejado claro desde un principio que no le gustó nada la película, que tachó de “extremadamente oportunista“, en especial por su crítica a la Iglesia, y así se lo hizo saber al director en persona. En Rusia no se recordaba una polémica parecida desde que en 2012 la plegaria punk de Pussy Riot exhalara aquello de “Madre de Dios, echa a Putin“. Tras la aparición del filme, el Ministerio de Cultura elaboró con urgencia un proyecto de ley para prohibir la distribución de películas que “denigren la cultura rusa, amenacen la unidad nacional y minen los principios del orden constitucional“.