Donostia, día 3: Arregi & Garaño, Shinbo & Takeuchi, Libon & Hinant, Nakache & Toledano

La gran protagonista de esta jornada de domingo en el Festival de Cine de San Sebastián es Handia, dirigida por Aitor Arregi y Jon Garaño, protagonizada por Eneko Sagardoy, Joseba Usabiaga, Iñigo Aranburu y Ramon Agirre. Al descubrir que Joaquín se ha convertido en el hombre más alto del mundo, Martín decide emprender junto a su hermano un largo viaje por Europa en el que la ambición, el dinero y la fama cambiarán para siempre el destino de su familia. Una historia inspirada en hechos reales dirigida por los creadores de Loreak. La otra película del día en esta jornada que aúna a parejas de directores es Uchiga hanabi, shita kara miruka? Yoko kara miruka?, de los japoneses Akiyuki Shinbo y Nobuyuki Takeuchi. En ella, durante las vacaciones de verano en un pueblo junto al mar, Nazuna, una adolescente cuya madre va a casarse de nuevo, pide a su compañero de clase Norimichi, que está enamorado de ella en secreto, que la ayude a escaparse de casa. Se trata de una versión anime del film de culto homónimo que Shunji Iwai dirigió en 1993. Además, Ni juge ni soumise, producción franco-belga de Jean Libon y Yves Hinant, presenta a la extraordinaria y nada convencional jueza Anne Gruwez, quien traslada al espectador a la trastienda de investigaciones criminales reales en este “shockumentary”, película documental en la que la representación del mundo real se lleva a cabo sirviéndose de estrategias propias del cine de ficción con el objetivo de captar al espectador mediante temáticas escabrosas o sensacionalistas. FInalmente Le sens de la fête / C’est la vie!, de Olivier Nakache y Éric Toledano, se centra en unos novios en la noche más importante de sus vidas. Pero es como cualquier otra noche para la empresa de cátering y todos los demás que trabajan en la boda. Tras los estrenos de Intocable y Samba en el Festival de San Sebastián, el tándem Nakache-Toledano regresa con su nueva comedia en la que recrean todo un universo coral de personajes, aunque liderados por el excelente actor Jean-Pierre Bacri, uno de los más respetados de Francia. La jornada se completa con la entrega a Agnès Varda del primer Premio Donostia de esta edición en una gala íntima y llena de magia celebrada en el Victoria Eugenia. El “Donostia” vuelve así a su escenario original, allí lo recibieron Gregory Peck o Bette Davis entre otros en los 80. El director del Zinemaldia, José Luis Rebordinos es el encargado de entregar el premio a este estandarte feminista y del cine de vanguardia. Varda se retira entre aplausos para dar paso a la proyección de su último trabajo Visage, Village.