Frankenweenie, de Tim Burton

Tras las inesperada muerte de su querido perro Sparky, el joven Victor aprovecha el poder de la ciencia para devolver a su mejor amigo a la vida – con algunos ajustes menores. Intenta esconder las costuras caseras de su creación pero cuando Sparky salga, los compañeros de Victor, sus profesores y la ciudad entera aprenderán que conseguir una nueva correa que lo agarre a la vida puede ser monstruoso.

Frankenweenie, de Tim Burton
USA. 2012. 87 min.

Intérpretes: Winona Ryder (Elsa Van Helsing), Catherine O’Hara (Sra. Frankenstien), Martin Short (Sr. Frankenstien), Atticus Shaffer (Edgar), Martin Landau (Sr. Rzykruski), Robert Capron (Bob), Charlie Tahan (Victor Frankenstien), Conchata Ferrell (madre de Bob), Christopher Lee (Drácula)
Guion: John August
Fotografía: Peter Sorg
Música: Danny Elfman
Montaje: Chris Lebenzon, Mark Solomon
Producción: Allison Abbate, Tim Burton
Distribuidora: The Walt Disney Company Spain

Notas:

‘Frankenweenie’ es una conmovedora historia sobre un niño y su perro. Tras la inesperada muerte de su adorado perro Sparky, el pequeño Víctor se vale del poder de la ciencia para traer a su mejor amigo de regreso a la vida… con algunos ajustes menores. Víctor intenta ocultar su creación, pero cuando Sparky logra salir, sus compañeros de escuela, sus maestros y el pueblo entero aprenderán que devolver vidas puede tornarse algo monstruoso.

‘Frankenweenie’ se remonta a las películas clásicas que influyeron la infancia de Tim Burton, no sólo por su realización en blanco y negro sino también por la expresión de inocencia encarnada en el uso de la técnica de stop-motion, que respeta la simpleza de la historia y añade profundidad y textura a su presentación.

Burton dirigió y produjo el película, junto con Allison Abbate; Don Hahn fue el productor ejecutivo. Con años de experiencia en animación, Abbate y Hahn son dos personalidades muy reconocidas en la industria: Abbate produjo, entre otros películas, Iron Giant y Corpse Bride, esta última de Tim Burton. Hahn produjo LA BELLA Y LA BESTIA y EL REY LEÓN, de Disney.

El guión pertenece a John August, basado en un guión anterior de Lenny Ripps y en una idea original de Tim Burton. Los créditos de August incluyen Sombras tenebrosas, Corpse Bride, Charlie and the Chocolate Factory y Big Fish.

Burton estudió en el instituto CalArts, junto con otros genios de la animación como Henry Selick, John Lasseter, Brad Bird y John Musker, y se unió más tarde a Disney como animador. Pero su talento y visión única se desataron rápidamente y Burton comenzó a crear películas que han emocionado a la audiencia durante más de un cuarto de siglo.

Su genio creativo ha producido un legado de laureados películas, tanto de acción real como de animación fotograma a fotograma. Las películas de acción real de Burton, como Beetlejuice, Eduardo Manostijeras, Charlie y la Fábrica de chocolate, Batman, Sweeney Todd: The Demon Barber of Fleet Street y su más reciente ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS, han hecho disfrutar a varias generaciones de amantes del cine. ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS recibió una nominación a los premios Globos de Oro® a Mejor Película Musical o de Comedia, y se alzó con dos Oscar®, a la Mejor Dirección de Arte y al Mejor Diseño de Vestuario, además de cosechar más de mil millones de dólares en taquilla internacional.

‘Frankenweenie’ es la tercera realización de Tim Burton en stop-motion. Está antecedida por dos de sus éxitos previos, la nominada al Oscar® Corpse Bride y EL EXTRAÑO MUNDO DE JACK, nominada en la categoría Mejores Efectos Visuales.

Aunque su cuerpo de trabajo equivale, sin dudas, a un auténtico legado, Burton pone todo en perspectiva cuando comenta: “Yo no pienso en crear un legado. Sólo sé que, si alguien se acerca en la calle y dice que algo de lo que yo he hecho lo afectó positivamente, eso es lo único que me importa”.

Detrás de
Cuando Tim Burton originalmente concibió la idea para ‘Frankenweenie’ lo imaginó como un largometraje animado de stop-motion. Debido a restricciones presupuestarias, en lugar de ello dirigió un cortometraje animado de acción real para Disney, en 1984. En ese momento, Burton realizó dibujos de cómo imaginaba los personajes.

Para este largometraje animado empleó esos dibujos originales y creó otros para todos los nuevos personajes de la película. Muchos de ellos se modelaron siguiendo la pauta de la apariencia y rasgos de los papeles de los clásicos películas de terror de los años 30 y varios de los nombres rinden homenaje a esos clásicos.

El Sr. Rzykruski, con la voz de Martin Landau en la versión en inglés, es un tributo a Vincent Price, el recordado actor conocido por sus icónicos papeles en películas de horror como House of Wax, The Mad Magician y The Fly. En 1982, Price fue la voz narradora de Vincent, de Tim Burton, el cortometraje animado en stop-motion acerca de un muchachito que fantasea con ser Vincent Price. Más tarde, Price interpretó el papel del Inventor en la fantasía Eduardo Manostijeras. Fue el último papel del actor en un largometraje.

Burton siempre había deseado hacer una versión completa (largometraje) de ‘Frankenweenie’. Cuando era niño, adoraba ver películas clásicas de terror, especialmente Frankenstein. Pero lo que resultaba fascinante para él era su conexión personal con la historia de un niño y su perro.

El director explica: “La razón por la cual quise, originalmente, hacer ‘Frankenweenie’ es que desde chico amé las películas de terror”, explica Burton. “Pero también fue la relación que tuve, cuando era niño, con un perro. Es una relación especial que uno tiene en la vida, es muy emotiva. Los perros usualmente no viven tanto como las personas, por lo tanto uno siempre experimenta el final de esa relación. Eso, en combinación con la historia de Frankenstein, fue algo muy poderoso para mí; una suerte de recuerdo muy personal”.

Para Burton, las películas de horror hablan en un nivel diferente, tal como ocurre con un cuento de hadas o un relato popular. El uso de stop-motion en ‘Frankenweenie’ refleja la historia de Frankenstein, agregando otro elemento a su profundidad. “Se trata del poder de crear algo desde la nada; por eso me gusta la técnica stop-motion”, dice Burton. “Es tomar un muñeco inanimado y darle vida”.

La realización de la película
La realización de ‘Frankenweenie’ en animación de stop-motion fue una verdadera misión, que involucró a un enorme equipo de artesanos, animadores, marionetistas, diseñadores y artistas. Durante los años que llevó la realización de la película, Tim Burton permaneció involucrado con cada paso del proceso y el resultado final refleja su clásico sello de creatividad y visión.

La animación de stop-motion
La animación fotograma a fotograma, o stop-motion, es uno de los estilos más antiguos más antiguos y es un proceso muy artesanal. Hay 24 cuadros por segundo en la animación de ‘Frankenweenie’. Esto significa que el animador debió detenerse y posicionar el muñeco 24 veces para obtener un segundo de película. En promedio, un animador puede únicamente producir cinco segundos de animación por semana. Contar con múltiples muñecos del mismo personaje les permite a los realizadores trabajar en más de una escena a la vez.

Realizar ‘Frankenweenie’ en stop-motion llevó dos años y requirió de las habilidades de un equipo con mucho talento y heterogéneo. “Se necesita un montón de gente cuando uno quiere hacer una película así”; dice Burton. “Lo que lo hace diferente de una película de acción real es que todo ocurre muy, muy lentamente. En la acción real uno debe tomar decisiones rápidas todo el tiempo; en stop-motion puede tomar un par de días, o hasta un par de semanas, realizar una toma, dependiendo de su complejidad”.

Gran parte de la investigación y preparación fue para la animación de los dos perros, Sparky y Perséfone. El director de animación, Trey Thomas, y su equipo realizaron investigaciones acerca de cómo se mueven los perros, una tarea que incluyó una visita a la exposición Windsor Dog Show, donde pudieron grabar a los perros en acción. También tuvieron la visita de un bull terrier al estudio y pudieron representar con él algunas escenas de la acción de Sparky, grabándola desde diferentes ángulos. Algunos caniches también visitaron el estudio e interpretaron el rol de Perséfone. Thomas cuenta: “Quisimos ser tan auténticos como fuese posible al replicar la acción de un perro. Deseábamos que esta versión ‘Burton’ de un perro (Sparky) pareciera lo más real posible”.

En la película participaron cerca de 33 animadores, quienes mayormente trabajaron en solitario durante los dos años que llevó la realización de ‘Frankenweenie’. La semana típica de un animador de stop-motion comenzaba con la asignación de una toma. Cada animador era responsable de todos los personajes de esa toma. Una vez que revisaba la tarea, debía hacer un ensayo o repaso con el director de animación. Ese proceso ayudaba a decidir el movimiento de la cámara, la iluminación y dónde se colocarían los accesorios de la escena.

Al día siguiente, el animador tenía tiempo para realizar un ensayo más adecuado, donde podría cerciorarse de los detalles de la actuación y el tiempo. Tim Burton y el director de animación Trey Thomas fueron sumamente detallistas acerca de lo que buscaban en términos de generar emoción o humor.

El animador también pasaba cierto tiempo tensando esa marioneta. Este proceso implica apretar los tornillos en las extremidades y las articulaciones, con el fin de encontrar lo que funciona mejor para ellas. Algunos animadores deseaban una absoluta precisión, por ello empleaban ajustes más apretados; otros preferían un toque suave y para ello buscaban un tensado más flojo.

El animador debía pasar horas trabajando con la marioneta para obtener todos los movimientos requeridos, ya fuera para que el muñeco se sentase, se parase o bebiese té, o cualquier otra acción. El día del rodaje, el animador sabía exactamente lo que estaba ocurriendo e iniciaba el proceso de rodar los 24 fotogramas por segundo.

Como director de animación, Trey Thomas también estuvo activamente involucrado. Cada día visitaba el set y ayudaba a los animadores cuando aparecía un desafío. “Cada toma era como la pieza de un rompecabezas, así que se trataba del proceso, cuadro por cuadro, de lograr que los muñecos se emocionaran y actuaran de manera creíble”, explica Thomas. “Tim Burton fue en busca de un estilo creíble y quería que las leyes de la física estuvieran presentes para que todo pareciera muy real. Él deseaba una película muy genuina y sincera, y eso es lo que nuestros animadores buscaron en su día a día”

Las voces se sumaron al movimiento mediante el uso de herramientas de planeación llamadas hojas de rodaje (dope sheets, en inglés), que contenían cada fotograma con su correspondiente diálogo. Así, por ejemplo, cuando el personaje decía: “Por favor, siéntate”, el animador notaba que, tan pronto como el personaje finalizaba esta línea, hacía un gesto hacia una silla y luego el otro personaje tomaba asiento. Las hojas de rodaje ayudaron a los animadores a organizar sus pensamientos, especialmente cuando había múltiples personajes en una misma toma y la acción de cada uno de ellos debía ser rastreada, incluso si el personaje sólo pestañeaba”.

Las marionetas
Más de 200 muñecos y sets se crearon para la película. Hubo 18 ejemplares de Víctor y 15 de Sparky. Puesto que cada animador trabajó de manera independiente en distintas escenas, se precisaron muchos muñecos del mismo personaje. También necesitaban ‘suplentes’ en caso de que algún muñeco precisara reparación.

El primer muñeco diseñado fue Sparky y la escala establecida para él sirvió como estándar para el resto de los personajes y de la película. Tim Burton tenía una visión muy específica para Sparky y realmente quería que actuara y se moviera como un perro real. El esqueleto debía ser muy intrincado y cuatro pulgadas (10 cm. aprox.) era, literalmente, lo más pequeño que podían hacerlo respetando aún el comportamiento y la personalidad que se requería para él. Una vez que fijaron su medida, los creadores de modelos pudieron crear el resto de los personajes y de los sets apropiadamente.

Todas las marionetas tenían diferentes niveles de articulación. Víctor era el muñeco humano más complejo y el mecanismo de su cabeza contenía no sólo las palas de los labios y la frente, sino también un complicado sistema de llaves allen que permitía que el animador moviera sus mejillas y su mandíbula muy de a poco. Esto le concedió las más sutiles y variadas posibilidades de actuación a este personaje. Otros muñecos, como Elsa Van Helsing y su tío, el Sr. Burgemeister, tenían mucho menos tiempo en la pantalla y no era necesario exhibir la gama de emociones que Víctor requería, por lo tanto los animadores pudieron representar lo que precisaban de ellos sólo utilizando palancas para los labios y las cejas.

Sparky también era un muñeco increíblemente complicado. Posee más de 300 articulaciones en su cuerpo y, debido a la delgadez de sus patas, a menudo necesitaba ser apoyado con un equipo especial para que los animadores pudieran moverlo de manera realista. “Sparky nunca se queda quieto”, dice la productora Allison Abbate, “por lo cual habría sido imposible estabilizarlo únicamente con sus pequeñas patas. Como ahora podemos eliminar las plataformas en el proceso de post producción, los animadores tuvieron total libertad para emplearlas y hacerlo corretear y saltar como un perro de verdad”.

El complicado proceso de armado de marionetas tuvo varios pasos integrales. En primer lugar, Tim Burton realizaba un dibujo del personaje. Luego, éste se enviaba a los fabricantes de títeres de Mackinnon and Saunders, en el Reino Unido, quienes comenzaban a crear los modelos en 3D de los dibujos, llamados ‘maquetas’. A partir de ese momento, había un ida y vuelta de discusiones entre Burton y los fabricantes de los títeres, para obtener el personaje perfecto a nivel artístico.

Cuando el tamaño y todos los otros factores quedaban bien establecidos, los artistas hacían un esculpido final, separado de la primera maqueta. Esta maqueta debía ser completamente neutral, con sus brazos a los lados, con el rostro mirando hacia adelante y los pies separados.

El paso siguiente era hacer un molde de la maqueta. Una vez que el fabricante de marionetas tenía un molde, era capaz de extraer piezas de ella para crear una armadura. En esa etapa, era importante que el creador de la marioneta mirase el guión y determinara qué cosas necesitaría luego hacer ese personaje. ¿Deberá sentarse, comer, saltar? Con esta información, los fabricantes podían construir el tipo de esqueleto perfecto para dar cabida a las acciones requeridas.

Los fabricantes de las armaduras debían ser muy precisos, ya que había muchas pequeñas partes móviles que debían encajar exactamente donde se suponían en el cuerpo del personaje. Una vez que la armadura quedaba diseñada, el fabricante de marionetas comenzaba a moldear las marionetas. La armadura se colocaba en el molde y, luego, se vertía sobre ella silicona o látex. A menudo, la cabeza se abordaba por separado del cuerpo.

Mientras tanto, Tim Burton estaba muy ocupado trabajando con los artistas para diseñar el vestuario y elegir las telas perfectas para el período que complementaría su visión. Los costureros deberían primero realizar maquetas de los trajes para que el director los apruebe, como los impermeables para el Sr. y la Sra. Frankenstein. Los creadores del vestuario cosieron todas las prendas a mano, utilizando unas agujas muy delgadas para mantener la costura a escala.

Después vino el trabajo de los estilistas, quienes utilizaron cabello humano para crear el pelo de las marionetas. Primero probaron emplear cabello sintético pero éste era demasiado brillante y crespo al estirarlo. Cada uno de esos cabellos debió enhebrarse individualmente y luego puesto sobre alambres. Estos últimos eran necesarios para que hubiera movimiento cuando el muñeco caminara.

El hospital de marionetas en el set de ‘Frankenweenie’ estaba siempre lleno y mantuvo a los 150 artesanos más que ocupados. Los modelistas altamente entrenados pasaron meses reparando extremidades, mejorando cuestiones de cabello y piel, y remendando prendas que habían sido arrancadas o estaban sucias. Este equipo hasta encontró tiempo para crear todos los muñecos genéricos de fondo, así como también algunos de los personajes centrales, desde cero.

Música
La música de ‘Frankenweenie’ fue compuesta por el nominado al Oscar® Danny Elfman, cuya relación con Tim Burton se remonta a 1985, cuando compuso la música para Pee-Wee’s Big Adventure. Elfman ha realizado la música incidental de todas las películas de Burton desde entonces, con excepción de dos.

Danny Elfman admite que aún se entusiasma cuando es convocado a componer para una nueva película de Burton. “Antes de saber siquiera de qué trata, sé que será interesante y extraña y divertida. ‘Frankenweenie’ es muy dulce pero tiene un costado monstruoso que realmente relaciono con mis raíces, como veterano fan de ese género”.

Tal como Burton, Elfman creció devorando películas de horror. Cada fin de semana, él acudía a un cine local que daba películas de ciencia ficción, horror y fantasía. El compositor evocó todas esas tempranas experiencias para crear la música perfecta para ‘Frankenweenie’. “Hicimos algunas cuerdas que me recordaron a Dimitri Tiomkin”, dice Elfman. “También uso algo de theremín y aludo brevemente al terror japonés”.

El músico describe su creación para ‘Frankenweenie’ como “una extraña combinación de algo simple y dulce con una dosis de entretenido horror”. Elfman explica: “Hay un tema para Víctor y la relación con su perro, y también hay un tema únicamente para Sparky, que es mucho más juguetón, tal como son los perros. El tema de Víctor es algo más melancólico porque trata acerca de lo mucho que él ama y extraña a Sparky. En última instancia, es una historia de un muchachito y su perro, y no hay nada más puro que eso”.

En la composición para esta película, Elfman empleó una orquesta tradicional más pequeña que la que normalmente utilizaría para otras películas, como por ejemplo ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS. “Quise generar un gran sonido de un grupo pequeño, lo cual lo hace un poco más auténtico para esa época porque no se utilizaban grandes orquestas en aquellos días”, asegura el músico.

Trabajar con Tim Burton es una experiencia única, puesto que el director encara la colaboración con el compositor de una forma completamente diferente a la mayoría de los realizadores. Tal como Elfman explica: “No sólo hablamos de la película o pasamos mucho tiempo analizando los personajes. Con Tim, todo lo relacionado con la música es visceral”.

Elfman es fanático de “la sencillez y la dulzura” de esta película. “Es algo que me lleva de nuevo a EL EXTRAÑO MUNDO DE JACK, una historia también muy simple”, dice. “Es muy pura y muy particular de Tim, en ese sentido; el aspecto y la sensación del película. Y es genial poder divertirse en ese reino”.

Karen O escribió una canción original, “Strange Love”, que aparece en los créditos finales. Como cantante y compositora, y como líder de la banda de rock Yeah Yeah Yeahs, Karen O ha colaborado con artistas de la música y el cine durante los últimos diez años, como Spike Jonze, Trent Reznor, David Lynch, Flaming Lips, Barnaby Clay, Carter Burwell y muchos otros.

Ella reconoce las referencias a las películas clásicas de horror en ‘Frankenweenie’ y la música calipso de Harry Belafonte en Beetlejuice como sus fuentes de inspiración para escribir “Strange Love”.

La banda de sonido original de ‘Frankenweenie’ estará disponible en España a partir del mes de octubre. El álbum cuenta con la participación de variados artistas musicales que le han dado un toque especial a este nuevo lanzamiento de Walt Disney Records. Entre ellos se encuentra Karen O, vocalista y líder del grupo de Indie y Garage punk Yeah Yeah Yeahs, quien interpreta la canción de los créditos finales, “Strange Love”; Mark Foster, líder de la banda Indie Foster the People y Kimbra, la cantante e instrumentista neozelandesa recientemente reconocida por el éxito de ventas en Australia de su álbum debut Vows. Además, el disco cuenta con la participación de la banda norteamericana de rock alternativo Neon Trees y la de Plain White Ts, reconocida por la canción “Hey There Delilah”.

Curiosidades
– “’Frankenweenie’” sigue los pasos de otras cintas de animación ‘stop-motion’ como “Corpse Bride” (La novia cadáver) y “The Nightmare Before Christmas” (Pesadilla antes de Navidad). Ambas fueron nominadas a los Oscar®.

– La animación ‘stop-motion’ es uno de los estilos más antiguos de animación. En “’Frankenweenie’” hay 24 fotogramas por segundo. Eso significa que el animador tiene que parar y colocar la marioneta 24 veces para conseguir rodar un segundo de acción. Como media, un animador sólo puede producir 5 segundos de animación por semana. El mismo personaje tenía varias marionetas lo que permitía a los animadores trabajar en más de una escena a la vez. Había 18 animadores trabajando de forma independiente pero al mismo tiempo.

– “’Frankenweenie’” está dirigida por el aclamado director Tim Burton y es la primera película animada que realiza para Disney.

– Todos los personajes de “’Frankenweenie’” están basados en dibujos de Tim Burton. Realizó algunos de ellos en 1984 cuando se hizo el cortometraje de acción real de “’Frankenweenie’”. Los otros los dibujó especialmente para esta nueva versión animada en formato de largometraje.

– El excelente reparto de voces cuenta con actores que ya trabajaron con Burton en sus anteriores películas: Winona Ryder (“Beetlejuice” [Bitelchús], “Edward Scissorhands” [Eduardo Manostijeras]), Catherine O’Hara (“Beetlejuice” [Bitelchús], “The Nightmare Before Christmas” [Pesadilla antes de Navidad]), Martin Short (“Mars Attacks!”) y Martin Landau (“Ed Wood”, “Sleepy Hollow”).

– El diseñador de producción Rick Heinrichs tiene una larga relación profesional con el director y productor Tim Burton. Ha trabajado en diferentes puestos en muchas películas de Burton como “Sleepy Hollow”, por la que ganó un Premio de la Academia®; en cortometrajes como “Vincent”; y de acción real “’Frankenweenie’”; los largometrajes “Pee-wee’s Big Adventure” (La gran aventura de Pee-wee), “Beetlejuice” (Bitelchús), “Edward Scissorhands” (Eduardo Manostijeras), “Batman Returns” (Batman vuelve), “The Nightmare Before Christmas” (Pesadilla antes de Navidad) y “Planet of the Apes” (El planeta de los simios). En los últimos tiempos, Heinrichs ha diseñado la película de acción real “Dark Shadows” (Sombras tenebrosas) para el director Tim Burton.

– Varios personajes como Víctor, Elsa Van Helsing, Edgar “E” Gore y Mr. Burgemeister están inspirados en lo clásicos de terror de los años 30 como “Frankenstein” y “Drácula”.

– Se crearon más de 200 marionetas y platós para la película y hay más de 17 Victors y 12 Sparkys. Se necesitaban varios para que cada animador trabajara de forma independiente en escenas diferentes. Además necesitaban una copia en caso de que una marioneta se estropeara y tuviese que repararse.

– En el plató de “’Frankenweenie’”, el Hospital de Marionetas siempre estaba a tope. Los supercualificados maquetistas pasaron meses reparando extremidades, resolviendo problemas de pelo y de piel y arreglando los trajes que se desgarraban o se ensuciaban. Además, este equipo también creó de la nada las marionetas genéricas de fondo así como algunos de los personajes protagonistas.

– La primera marioneta que se diseñó para la película fue la de Sparky y la escala que establecieron con ella se convirtió en la norma para el resto de la cinta. Tim Burton tenía una idea muy concreta del personaje de Sparky y quería que actuase y se moviese como un perro de verdad. El armazón tenía que ser muy complejo y 10,16 centímetros fue lo más pequeño que pudieron hacerlo para dar cabida a su personalidad y a su comportamiento. Una vez que establecieron su tamaño, los marionetistas pudieron realizar el resto de los personajes y los platos sirviéndose de esa escala.

– Un grupo de artistas de enorme talento cogió los dibujos originales de Tim Burton y realizó esculturas en tres dimensiones para después hacer moldes con una mezcla de silicona y látex. Sus trajes se cosieron con puntadas en miniatura para mantener la escala. Las pelucas eran de pelo humano de verdad y se aplicó mechón a mechón para que el nacimiento del pelo resultaba más realista. Dentro de cada marioneta hay una armazón de metal que hace las veces de esqueleto. De esta forma el animador logra mover las marionetas y representar las escenas con mucho estilo y sutileza.

– La película se desarrolla en la ciudad ficticia de New Holland, situada en la periferia y alrededor de los años 70. Es muy parecida a la localidad californiana de Burbank donde creció el director Tim Burton. Un molino situado en la colina domina la ciudad y añade el toque indispensable a la celebración anual de las Jornadas holandesas que tienen lugar en New Holland.

– Los platós de la película se construyeron en tableros de mesa. La casi totalidad de las maquetas en miniatura se realizaron, se pintaron y se acabaron a mano.

– Danny Elfman ha compuesto la música de “’Frankenweenie’”. Elfman lleva trabajando con Tim Burton desde 1985 cuando compuso la banda sonora de “Pee-wee’s Big Adventure” (La gran aventura de Pee-wee). Elfman ha compuesto las bandas sonoras de todas las películas realizadas por Burton hasta el momento, con excepción de dos: “Ed Wood” y “Sweeney Todd: The Demon Barber of Fleet Street” (Sweeney Todd: El barbero diabólico de la calle Fleet).