Los directores de las nominadas a mejor película extranjera expresan su malestar

Los seis directores nominados a mejor película de habla no inglesa firman un comunicado contra los “líderes políticos” que en los últimos meses han creado un “clima de fanatismo y nacionalismo en Estados Unidos y en tantos otros países“. Asghar Farhadi (El viajante), Maren Ade (Toni Erdmann), Martin Zandvliet (Land of Mine -Bajo la arena-), Bentley DeanMartin Butler (Tanna) y Hannes Holm (Un hombre llamado Ove), se unen para luchar en contra de la división por cuestiones de “géneros, colores, religiones y sexualidades” que se utiliza como “medio para justificar la violencia“. Sin embargo, estas decisiones no hacen más que destruir la diversidad de las culturas y la oportunidad de enriquecerse con algo “aparentemente extranjero“. “Estos muros divisorios impiden que la gente experimente algo simple pero fundamental: descubrir que no todos somos tan diferentes“, indican en el comunicado. “Sin tener en cuenta quién gane el Óscar a mejor película extranjera el domingo, nos negamos a pensar en términos de fronteras” y añaden que “creemos que no hay un mejor país, un mejor género, una mejor religión o un mejor color de piel. Queremos que este premio sea un símbolo de la unidad entre las naciones y la libertad de las artes“. Finalizan haciendo referencia a los derechos humanos que “Simplemente existen para todos“. Por otro lado, según anuncia Sean Spicer, Secretario de Prensa y Comunicaciones de la Casa Blanca, Donald Trump no verá la gala en directo, ya que la noche del próximo domingo 26 de febrero tanto el Presidente como la Primera Dama, Melania Trump, estarán centrados en hacer de “anfitriones en la Casa Blanca durante la Ceremonia de los Gobernadores“.