Sevilla acoge a “grandes referentes” del cine experimental

xevillaLas obras de Juan Sebastián Bollaín, Birgit Hein y Peter Tscherkassky podrán ser vistas en la XII edición del Festival de Cine Europeo de Sevilla, tres autores considerados como paradigma del cine experimental, cuya influencia se ha dejado notar en el panorama audiovisual europeo a lo largo de estas últimas décadas. Sus piezas vanguardistas en diferentes formatos –cortometrajes, mediometrajes y largometrajes– protagonizarán sendas retrospectivas en el SEFF. La alemana Birgit Hein (Berlín, 1942) cuenta con una obra fílmica que, valiente y transgresora, cuestiona la representación de la mujer, presentándola no tanto como víctima de la represión sino  como fuerte, violenta y sexualizada frente a un mundo de hombres. El ciclo abarcará seis películas suyas de los últimos 30 años, cuya temática comprende desde la cobertura mediática de las guerras a las imágenes recogidas por ciudadanos libios y sirios en su huida desesperada de la muerte. Por otro lado, Peter Tscherkassky (Viena, 1958), del que el SEFF repasa su trayectoria con motivo del estreno en España de su último film, The exquisite corpus (2015), que recibió una mención especial en la pasada edición del Festival de Cannes. Sus películas atraen por la asombrosa combinación de imagen y sonido, que hace de su visionado toda una experiencia sensorial a través de la manipulación analógica: resquebrajamientos y superposiciones en los fotogramas; ruidos, zumbidos y silencios en la pista de audio. Finalmente, el arquitecto y cineasta Juan Sebastián Bollaín (Madrid, 1945), quien vive desde los 9 años en la capital hispalense, conceta la vertiente más transgresora de la Nouvelle Vague con las vanguardias artísticas de principios del siglo XX, y sus iconoclastas filmes ponen en imágenes, desde 1978, la Sevilla que podría haber sido, pero nunca fue. Un discurso irónico y muy crítico, anticipando temas tan inusitados en la época como la sostenibilidad de las ciudades y la (escasa) participación ciudadana frente a la pasividad política.