Terry Gilliam finaliza el rodaje de su “Quijote”

El magífico documental Lost in La Mancha (2002), de Keith Fulton y Louis Pepe, rendía cuentas de los seis días de rodaje en los que Terry Gilliam tuvo que hacer frente a todo tipo de adversidades para rodar su versión de El Quijote. Diecisiete años después de haber comenzado su primer rodaje, la película ya está filmada. Ha sido el propio director quien lo ha anuncia a través de las redes sociales, después de once semanas recorriendo la geografía española y portuguesa. En el mensaje, colgado en Twitter y Facebook y acompañado por una foto en la que aparece un camión con una pintada de “Quijote vive“, el miembro de los Monty Python pide disculpas por “el largo silencio“. “He estado ocupado cargando el camión y ahora vuelvo a casa. Después de 17 años hemos completado la grabación de ‘El hombre que mató a don Quijote’. Muchas gracias a todo el equipo y a los creyentes. Quijote vive“, señala. Con un presupuesto de 16,6 millones de euros, la película ha sido producida finalmente por la española Tornasol Films (Gerardo Herrero), tras la retirada del coproductor portugués Paulo Branco, que obligó en otoño pasado a posponer, por enésima vez, el rodaje, hasta esta primavera. Adam Driver y Jonathan Pryce serán quienes finalmente pasarán a la historia como trasuntos de Sancho Panza y Don Quijote en esta adaptación libre y contemporánea de la novela de Cervantes, junto a Olga Kurylenko, Stellan Skarsgard y actores españoles como Jordi Mollá, Sergi López, Óscar Jaenada o Rossy de Palma.