“The Disaster Artist” triunfa en San Sebastián

La película The disaster artist, del también actor James Franco, obtiene la Concha de Oro a la mejor película del 65 Festival de Cine de San Sebastián. “En estos tiempos de locura espero que sirva para poner un poco de luz e inspiración“, asegura Franco en el escenario del Kursaal al recoger el premio, que ha agradece en castellano y en euskera. Franco, que también protagoniza la película, afirma que nunca olvidará su paso por San Sebastián, entre otras cosas porque tuvo que pasar la noche previa en el hospital acompañando a su novia, que tuvo “un problema“. Así mismo, Handia, de Aitor Arregi yJon Garaño, se lleva el reconocimiento especial del jurado presidido, por John Malkovich. La película argentina Alanis, por su parte, obtiene la Concha de Plata a la mejor dirección para Anahí Berneri, que se convierte de esta manera en la primera mujer latinoamericana que consigue este galardón en los 65 años del festival donostiarra; y la de mejor actriz para Sofia Gala Castiglione. Como mejor actor es elegido el rumano Bogdan Dumitrache por su actuación en Pororoca, de Constantin Popescu; mientras que Una especie de familia, del argentino Diego Lerman, se lleva el premio al mejor guión. El premio Fipresci de la crítica recae en La vida y nada más, de Antonio Méndez Esparza. El Certamen se clausura con la proyección de The Wife, de Björn Runge, protanizada por Glenn Close y Jonathan Pryce.

PALMARÉS 65 DONOSTIA

Concha de oro a la mejor película: The Disaster Artist, de James Franco

Premio especial del Jurado: Handia, de Aitor Arregi y Jon Garaño

Concha de Plata a la mejor directora: Anahí Berneri, por Alanis

Concha de plata a la mejor actriz: Sofía Gala Castiglione, por Anahí Berneri

Mención especial: Anne Gruwez, por Ni juge, ni soumise, de Jean Libon y Yves Hinant

Concha de plata al mejor actor: Bogdan Dumitrache, por Pororoca, de Constantin Popescu

Premio del Jurado al mejor guión: Diego Lerman y María Meira por Una especie de familia, de Diego Lerman

Premio del Jurado a la mejor fotografía: Florian Ballhaus, por Der Hauptmann, de Robert Schwentke