Venecia, día 4: George Clooney y Samuel Maoz

George Clooney se convierte en el gran protagonista de la jornada en el Festival de Cine de Venecia y trae consigo el actual clima de tensión que se vive en Estados Unidos. Lo hace en tono de comedia en la película Suburbicon, protagonizada por Matt Damon y Julian Moore. Esta sátira escrita por los hermanos Coen habla de racismo y violencia, aunque Clooney aclara que “esta no es una película sobre Donald Trump”, y añade que “es una película sobre la idea de que nunca hemos afrontado nuestros problemas con las cuestiones raciales, tan solo lo hemos intentado. Estados Unidos vive ahora mismo el mayor momento de rabia generalizada que yo haya visto, y yo he vivido en los tiempos del Watergate. Hay una especie de nube negra que parece cubrir nuestro país ahora mismo”. Suburbicon es la sexta película de Clooney tras las cámaras y la tercera que presenta en Venecia, donde ya ganó el premio al mejor guión con otra cinta política, Buenas noche y buena suerte. La otra película de la jornada es Foxtrot, del director israelí Samuel Maoz, quien se hizo con el León de Oro en 2009 con Líbano. Maoz (Tel Aviv 1962) se inspiró para este trabajo en una vivencia personal. Su hija siempre llegaba tarde al autobús escolar y para inculcarle disciplina hizo que cogiera un bus urbano. Ese día una bomba estalló en el bus de su hija, pero su ella no estaba dentro porque lo había perdido también. “Es muy comprensible que esta película se entienda como una gran alegoría de lo que representa el Ejército”, reconoce Maoz. “No voy a ser ingenuo y decir que no hay declaración política, por supuesto que sí. Pero en primer lugar, es algo más, es más universal que específico” aclara.