Madrid 1987, de David Trueba

Madrid 1987, 2012, 104 min. (España)
Buena Vida Producciones
[rating=0]

Dirección: David Trueba
Intérpretes: José Sacristán (Miguel), María Valverde (Ángela), Ramón Fontserè (Luis), Alberto Ferreiro (Patio Man, voz), Eduardo Antuña (Camarero)

Guión: David Trueba
Fotografía: Leonor Rodríguez
Música: Irene Tremblay
Montaje: Marta Velasco
Producción: David Trueba

En un caluroso día de julio de 1987, con la ciudad vacía, Miguel, un veterano articulista, temido y respetado, se cita en un café con Ángela, una joven estudiante de Periodismo. Entre ellos, desde el primer instante, se desarrolla un duelo desigual entre el deseo, la inspiración, el talento y las perspectivas profesionales. Obligados a convivir en una jornada muy particular, ambos tratarán de sobrevivir al roce emocional.

Dirige David Trueba (Madrid, 1969), quien estudió Periodismo y comenzó a trabajar en prensa, radio y televisión. Su primer crédito como guionista fue en la película de Emilio Martínez-Lázaro Amo tu cama rica (1992). Posteriormente estudió cine en el American Film Institute de Los Ángeles y de vuelta a España consolidó su carrera como guionista con Los peores años de nuestra vida, de nuevo bajo la dirección de Emilio Martínez-Lázaro, uno de lo grandes éxitos de 1994, y en la televisión donde codirigió el show El peor programa de la semana junto a El Gran Wyoming (1993-94).

Su participación como guionista se prolonga en películas como Two Much (1995), de su hermano Fernando Trueba; Perdita Durango (1997), de Álex de la Iglesia; La niña de tus ojos (1998), de Fernando Trueba; Vengo (2000), de Tony Gatlif y en el documental de Carles Bosch Balseros (2002), del que fue también coproductor, y que hasta la fecha es el único documental español nominado al Oscar.

En 1996 comenzó su carrera como director de cine con la película La buena vida, presentada en la Quincena de los Realizadores de Cannes. En 2000 dirigió su segunda película, Obra Maestra y en 2003 Soldados de Salamina, adaptación de la novela de Javier Cercas, presentada en la sección Una cierta mirada del Festival de Cine de Cannes. En 2006 dirigió Bienvenido a casa, premio al Mejor Director en el Festival de Cine de Málaga, y la película-conversación sobre Fernando Fernán-Gómez, La silla de Fernando, codirigida junto al polifacético Luis Alegre. En 2010 dirigió la serie de televisión para Canal + ¿Qué fue de Jorge Sanz?.

Con relación al origen del proyecto Trueba señala que “por lo general las ideas no llegan un día puntual como si fueran el cartero que te trae un paquete. Hay algo en mi formación, en mi vida, que propone esta película. Al fin y al cabo, como el personaje de María Valverde en la película, yo también era estudiante de Primero de Periodismo en el año 87 y sentía una tremenda deuda y admiración con la generación de grandes escritores de periódicos que entonces capitalizaban las publicaciones. En esos días la admiración tenía una forma más sofisticada que ahora. No se estilaba tanto el autógrafo, el grito en la calle, sino que era un respeto casi reverencial. Al mismo tiempo, existía una cierta frustración al ver cómo se instalaba el cinismo, la mentira y una cierta comodidad en la sociedad, tras asentarse la democracia. La transición, con su animada pelea, su fiebre aperturista, dejó un país a los pies de banqueros y empresarios, del pelotazo y la cultura del éxito más superficial. Audiencia, recaudación, ventas, por ejemplo, es en esos años cuando se imponen sobre otros baremos. De ese malestar nació la idea de esta película, que es como siempre, más la idea de dos personajes que de una trama. Por azar, cuando preparaba el proyecto, acepté el encargo de El País de llevar una columna diaria porque quería conocer ese aspecto del personaje de Sacristán, acercarme a su rutina, comprenderlo mejor. Esa frase de Renoir tan recordada, esa de que todos los personajes tienen que tener sus razones, me sigue gustando aún más hoy que la primera vez que la leí. Creo que es la única motivación que debe guiar la escritura de personajes. Mucho más que el juicio o la dirección hacia una tesis establecida desde el inicio. Y no solo en el cine, nos debería dar una pista para relacionarnos con los demás y con lo que pasa por el mundo. Fabricaríamos menos integristas, menos prejuicios“.

La película fue seleccionada a concurso en el pasado Festival de Cine de Sundance. También fue presentada en la sección Zabaltegi del Festival de Cine de San Sebastián y acaba de recibir una Mención Especial del Jurado en el pasado Festival de Cine Español de Nantes.